DESAFÍO TROPHY CLASSIC, EXTREMA INVERNAL


El pasado fin de semana 12 y 13 de Enero se celebró la Edición Extrema Invernal del Desafío Trophy Classic.




Ya es la cuarta edición que los entusiastas del equipo de Motor Aventura han preparado para aquellos que desean aceptar el reto, el reto de nada mas y nada menos que de emular las vivencias y desafíos de la conducción clásica del 4x4, de las imágenes que nos dejo el extinto y mítico Camel Trophy, donde coches que podíamos encontrar en un concesionario, con una preparación lógica sin alejarse de sus aptitudes asfálticas, lograban superar desafíos increíbles, áreas inhóspitas, lugares intransitables. Todo ello realizado con argucia, usando la experiencia, herramientas y en la mayoría de los casos el trabajo en equipo.

Así que una decena de equipos se presentaron a las inscripciones el viernes tarde y hasta el sábado por la mañana no empezarían las pruebas.

De buena mañana se enfrentaron al primer reto, Trophy Classic no quiere perder la esencia de la conducción 4x4, pero no renuncia al presente, por lo que la primera de las pruebas consistió en realizar un tramo largo, mas de 100 km guiados por los modernísimos, ultimo modelo y recién presentados a nivel nacional en esta cita, Lowrance HDS Live, realizando la etapa Prologo de Africa Trophy ( prueba que se realiza en Marruecos pero que realiza una prologo en las instalaciones de Masia Pelarda), donde a través de un track y una serie de WP que se reflejan en un roadbook de papel que nos va dando las limitaciones de velocidad, los peligros y demás indicaciones con el objetivo de que los participantes completen sin errores la etapa. Pudieron comprobar lo sencillo de usar un moderno equipo intuitivo, multitáctil y rapidísimo con su nuevo procesador, y lo efectivo de exportar las rutas realizadas a una miniSD que permitió puntuar las acciones de todos los participantes.

La parte central del sábado se desarrolló en el corazón de los circuitos de Masia Pelarda, 4 pruebas de máxima dificultad enfrentaron a los participantes, esta vez en equipos de 3 vehículos. Las pruebas tenían diferentes temáticas ambientadas en lejanas ediciones de los Camel, pero que en resumen consistían en 4 supuestos.

1. La tirolina, una avenida ocasional de agua ha dividido la caravana, en uno de los lados necesitan imperativamente una rueda para continuar, hay que construir con imaginación y una silga del cabrestante una tirolina que pueda dar la rueda sana y recuperar la dañada para que cada equipo continúe su trayecto. Con la sola ayuda de unos postes. los participantes con grilletes, eslingas, y mucha imaginación todos lograron llevar y traer las ruedas.

2. El rescate, un vehiculo averiado en la zona mas compleja, donde el rescate es imposible de otro modo que no sea arrastrado por el resto de compañeros. La organización dejo un viejo Land Rover para que cada grupo de participantes superara una zona de enorme dificultad, con agua, barro y una zona con hielo de mas de 20 cm de grosor.

3. El Desfiladero. El camino empeora, debieron buscar una salida, con una subida imposible donde tracter era fundamental, y que además a los primeros les obligo a hacer una poda de limpieza en los arboles y maleza, para abrir camino, como abriéndose paso en una selva.

4. Reverse. Lo que nunca queremos que ocurra, tras un largo recorrido el camino se hace imposible, sin posibilidad de dar la vuelta a los vehículos un tramo por una zona muy compleja pone a prueba a los conductores con la ayuda del resto de equipo en varias zonas.

La noche cae, y toca navegar por los métodos tradicionales, un Roadbook de papel, de toda la vida, 70 km en la noche pusieron a prueba la calidad de los navegantes, con trampas como un árbol caído que escondia un cruce, los participantes registraron su recorrido en los modernos Lowrance HDS live para analizar las equivocaciones, y para asegurar que todo el mundo llegaba a la cena. Tras el resumen del Dakar y cuando parecía que la actividad acababa, los circuitos de Masia Pelarda, en caravana de todos los participantes permitió ver a todos en enormes pozas de agua y barro, charcos helados, subidas imposibles , y alargar la noche hasta una hora prudencial que permitiera el descanso justo para el domingo.







El Domingo es la prueba final, con un nuevo supuesto, la caravana ha sido aislada por las lluvias, y hay que buscar una salida segura, un cauce seco , una salida en lateral y la construcción de un puente con troncos que casualmente hay en esta zona será el trabajo de todos los equipos, todo un espectáculo verlos organizarse, repartirse, usar equipamiento y herramientas en equipo, para que los vehículos completaran el recorrido.

Un desafío completado con nota, la mayor parte de participantes de Trophyclassic son repetidores, por lo que cada año vienen mas equipados, y mas preparados para superar esta prueba.

El ganador absoluto de trophy Classic lo eligen los participantes con sus votos.. tras ser analizados “Mi Caldero” el veterano Land Cruiser, se llevo dos grandes premios aportados por Sahara4x4. El segundo ganador al espíritu “trophyClassic” otorgado por el equipo de monitores de Motor Aventura, se lo llevaron los integrantes del equipo “ Despeñaperros Rally Raid” tripulados por Emilio Jose Piote y Victor Casado Roman con su veterano Jeep Grand Cherokee, finalmente el tercer equipo de nuevo por votación de participantes, fue el equipo de “Maxi”.

Todo un éxito de vivencias y de retos superados para organización y participantes al que se ponía broche final con una animada foto de grupo.

Esta aventura ha sido posible por el apoyo de Sahara4x4, Pegatinas4x4, The Adventure Factory, Cooper Tires y Aventura GPS / Lowrance Off Road.

El equipo de Motoraventura ya piensa en la próxima edición.











Texto: Equipo Motoraventura.
Imágenes: Equipo imagen, Jaqueline Ricci Community Manager.
Enero 2019.
























Copyright © 2007 - KWANG 4X4 - En Internet desde Abril de 2000